jueves, 17 de junio de 2010

De concierto: Muse - Estadio Vicente Calderón (Madrid) 16/06/10

Muse, o lo que queda de ellos, caminan por la barra de equilibrio sin importarles si bajo sus pies hay red o simplemente el vacío. Ayer por fin terminó la “pesadilla” de The Resistance Tour, porque aunque a esta nueva gira la llamen Augmented Reallity y ayer consiguieran juntar a más de 40.000 personas en el estadio Vicente Calderón, sigue siendo exactamente lo mismo pero vestido de traje de luces, nunca mejor dicho.

Con una parodia de sí mismos presentaron por enésima vez su último trabajo, The Resistance, publicado el pasado 2009 y que ha sido el encargado de resquebrajar definitivamente la sólida relación que existía entre los de Devon y sus numerosos seguidores, que desde sus inicios allá en 1999 han visto como con sus dos últimos álbumes de estudio han dinamitado la esencia y el sonido tan personal del grupo, atrayendo, eso sí, a una nueva oleada de fans que les han colocado en lo más alto de las listas más comerciales del panorama internacional. Respetable en cualquier caso.

Pero vayamos por partes.

La tarde comenzó con The Big Pink de los cuales poco podemos decir ya que llegamos a las tres últimas canciones, una de ellas la famosa "Dominos". La verdad es que fiesta, lo que se dice fiesta no había en el estadio y a mí personalmente me aburren soberanamente, pero allí estuvieron, de teloneros de Muse, que hoy en día no es tontería.

El primer plato fuerte de verdad llegó con Editors. Nueve canciones, tres cuartos de hora, pero lo suficiente para demostrar que ahora mismo son uno de los mejores directos que se pueden presenciar. Un repaso a sus tres discos con las canciones más representativas…y resalto esto porque en mi opinión y digan lo que digan es una cosa fundamental, más que un escenario espectacular e incluso más que un sonido perfecto. Mayor importancia si cabe al ser consciente de que tu último trabajo no ha terminado de cuajar y, de incluir algún tema de este, siempre buscar los que más calan entre tus seguidores, que al fin y al cabo es a quien te debes.

Así pues, sonaron una tras otra "Bricks And Mortar", "Bones", "An End Has A Start", "Smokers Outside The Hospital Doors", "Eat Raw Meat = Blood Drool", "Bullets", "Munich", "The Racing Rats" y "Papillon". Una gran calidad de sonido, el punteo característico de la guitarra de Chris Urbanowicz y la gran voz de Tom Smith, hicieron que los de Birmingham arrancaran las primeras ovaciones entre el respetable, que poco a poco y tímidamente iban poblando la pista y las gradas del estadio.



Pasadas las diez de la noche, con algo de retraso y esperando a que la noche se hiciera con el cielo madrileño, el espectacular escenario que reinaba en uno de los fondos del Calderón comenzaba a lucir en todo su esplendor. Con forma de nave espacial, dos grandes pantallas a los lados, incluyendo un pequeño homenaje a Yes con las pasarelas formando una “Y” y cientos de monitores que proyectaron imágines de gran colorido a lo largo de todo el concierto, he de decir, y aquí no escatimo en elogios, que fue un auténtico espectáculo.



La representación encima del escenario de una manifestación por parte de decenas de voluntarios que portaban pancartas reivindicativas entre las que se coló la bandera española sirvió como introducción a la salida de Dominic Howard, Christopher Wolstenholme y Matthew Bellamy. La ovación tras la expectación creada fue atronadora y rápidamente sonaron los primeros acordes de "Uprising", tema que abre su último álbum y el mismo con el que comenzó el concierto de noviembre de 2009 en el Palacio de los Deportes, un mal presagio para los que esperábamos un giro radical en la elección del setlist, tan polémico durante este último año y teniendo en cuenta que la gira promocional ya había pasado por la capital unos pocos meses antes.

Pero se cumplieron los peores presagios. Tras "Uprising" llegó "Supermassive Black Hole" y con sus primeras notas la primera gran ovación de la noche, lo cual escuece bastante, pero para gustos los colores. Quizá este tema, sea la clave del cambio que tanto Muse como su público han sufrido en los últimos años. Este fue el primer single incluido en su anterior trabajo Black Holes and Revelations en 2006 y este ha sido desde mi punto de vista el punto de inflexión de la banda, cada uno que decida ahora si la función es cóncava o convexa. A mí personalmente me parece una de las peores canciones que han hecho hasta la fecha.

Afortunadamente, el piano empezó a sonar y con él llegó "New Born" un clásico ya y una auténtica inyección de energía, Muse en estado puro, para alegría del respetable. "Map Of The Problematique" tomó el relevo y aunque ni mucho menos está a la altura de su predecesora la verdad es que siempre suena bastante bien, sobre todo comparado con lo que estaba por venir.



"Neutron Star Collision (Love Is Forever)", incluida en la BSO de la saga Crepúsculo y "Guiding Light" fueron un gran momento para ir a cambiar el agua a los garbanzos y símbolo absoluto de decadencia del característico sonido de la banda. De verdad, no me quiero cebar con estas canciones, pero me parecen una broma de muy mal gusto, aunque entiendo que la primera de ellas tenían que dedicársela a todos las seguidoras vampíricas que poblaban las primeras filas y que lloraban desconsoladas ante sus ídolos tras haber hecho cola a las puertas del estadio desde dos días antes…no, no estáis leyendo la crónica de Tokyo Hotel.

Quizá por compensar y agradecido me siento por ello, acto seguido nos regalaron "Bliss", una auténtica sorpresa la verdad. Qué bien suena en directo, qué grande ese Origin Of Simmetry de 2001, que pasará sin duda a la historia de la música rock y qué bien cuando suena justo antes que "Interlude" e "Hysteria", de otro grande, el Absolution (2003), que siempre van de la mano y que a uno le ponen los pelos de punta.



Pero en esta montaña rusa que actualmente es un concierto de Muse, ahora toca volver al presente y este llega de la mano de "United States Of Eurasia", muy Queen ella y pasable, claro que sí, pero no sé si Freddy Mercury la habría firmado en su día. La siguió la eterna "Feeling Good", que es una pedazo de canción y nos sirve para disfrutar viendo a Bellamy en su piano, es verdad que uno se siente genial con tanto buen rollo que desprende su letra, pero quizá sea hora de sacarla del repertorio y meter otro tema de igual o mayor repercusión y echando una pensadita me salen unos quince para elegir.

De las improvisaciones, versiones y excentricidades varias que sirvieron como introducción a alguna canción, incluyendo un intento de simular el sonido de una guitarra española, que resultó ser bastante lamentable y al que parte del público respondió con gritos de “torero, torero”, poniéndose a la altura de tal despropósito, saco como conclusión que si sumamos todos los minutos que estuvieron haciendo el capullo encima del escenario y lo sustituimos, por poner un ejemplo, por un "Citizen Erased" y un "Cave", nos vamos tan contentos a casa y a la misma hora.

Como "MK Jam"…imagino que cuando la crítica especializada, no la mía por supuesto, habla de la madurez alcanzada por el grupo, se refieren a dos tipos subidos encima de un tiovivo de feria tocando una especie de tema a caballo entre los Chemical Brothers y Locomía. Por favor, un poco de seriedad, esta gente está perdiendo la cabeza y les estamos riendo las gracias.

El calvario continuó con "Undisclosed Desires", un auténtico ladrillo que sirve para introducir un pequeño homenaje que Muse realiza a Camela, que consigue todo su esplendor cuando suena el organillo y nos tocan la gran "Resistance"…ahora en serio, salvo las notas sacadas del CASIO PT-1 que utilizaba en clase de música en el colegio, la canción tiene partes bastante buenas.

"Starlight" y "Time Is Running Out" trajeron de nuevo la cordura al estadio, son grandes temas pero si siguen tocándolas una y otra vez creo que también acabarán por quemarse como no las saquen de vez en cuando a pasear. Para terminar el grueso del concierto sonó "Unnatural Selection" y, la verdad, cada vez me gusta más, un oasis en el desierto de The Resistance y ayer sonó especialmente bien.

Tras el primer descanso una emocinante "Unintended" auguraba un gran final, que cierto es que siempre nos lo brindan, dando el relevo al momento extraterrestre de la noche. Mientras sonó la primera parte de "Exogenesis", esa pieza clásica que Bellamy decidió componer un día que se levantó y decidió que se había convertido en Chopin, un platillo volante comenzó a surcar el cielo del Vicente Calderón y del mismo surgió una señorita marciana que estuvo dando vueltas y más vueltas a modo de trapecista colgando de tan peculiar armatoste. Aún no entiendo muy bien qué querían transmitir, pero es increíble la facilidad que tenemos todos para embobarnos con cualquier chorrada. Es un tema estupendo para tocar en un concierto, pero en el jodido auditorio!!

Que no se me olvide que para entonces Bellamy vestía un traje con luces rojas que le alumbraban de los pies a la cabeza y unas gafas bastante grandes, vamos, gafotas, símbolo inconfundible también de la “madurez” adquirida por el grupo en estos años. Menos mal que no llovió porque uno que yo me sé podría haberse electrocutado, aunque dudo de si realmente le hubiera importado funcionando como funciona su cabeza.

Y aquí me paro, cojo aire y disfruto recordando "Stockholm Syndrome". Sin duda los mejores minutos de todo el concierto, la versión más gigantesca de las cuatro veces que un servidor ha podido disfrutar viéndoles en directo. Sinceramente, nos lo merecíamos, como Míchel contra Corea, aunque mejor no hablamos de fútbol.



Un segundo descanso y la traca final, comenzando con "Take a Bow", que no está mal, no nos vamos a poner puristas, pero el próximo día que nos pongan otra a ser posible. Una imprescindible, "Plug In Baby" que sonará por los siglos de los siglos, amén. Y por último ese tema que llegó haciendo poco ruido, pero que sin duda se ha convertido en un final perfecto para cerrar sus conciertos, "Knights of Cydonia".

Casi dos horas y media de concierto, un setlist prácticamente calcado al del Palacio de los Deportes, con partes que sonaron a Muse y otras que sonaron a Muse, bueno o como quiera que se llamen ahora. Creo que es algo bastante grave y que todas las críticas, bastante populistas y exageradamente positivistas en mi opinión, están pasando por alto. Un sonido perfecto desde donde yo estaba, aunque cambiará la versión según la posición, un escenario majestuoso, unos genios encima del escenario tocando como los ángeles, porque ahora mismo son uno de los mejores grupos de los que disfrutar en directo, pero otra pésima elección de temas a tocar, desoyendo a una parte muy importante y numerosas de sus seguidores, no asumiendo el "desastre musical" de su último disco, pero haciendo caja sin parar con un Resistance Tour que estoy deseando que acabe pronto, que pasen dos o tres años y que vuelvan Muse, los de siempre, los “inmaduros” y que volvamos a escuchar rock, que para el pop ya tenemos a U2, para la electrónica a los Chemical y para la música clásica a Chopin.

El público me pareció un poco frío en general, salvo el de pista, que ese se contagia de la euforia y es capaz de bailarse las tres partes de Exogenesis seguidas, pero es poco objetivo. Cierto es también que entre 40.000 personas es imposible que llueva a gusto de todos, quizá los más contentos los fans que llegaron a partir del 2006, los menos los que sabemos que estos tipos son capaces de ofrecernos algo mucho mejor y porque necesitamos que vuelvan para olvidar un disco mediocre y otro malo de solemnidad siendo conscientes de que son capaces de hacer tres discos seguidos redondos y mantener intacta su esencia.

Quizá la falta de alcohol hizo mella entre el respetable, que parece una tontería pero es decisivo en estos casos, sin hacer más valoración. Quizá con un par de copas hubiésemos visto otro concierto, pero os aseguro que la crónica habría sido la misma. Qué rica la Mixta. Muchísimas gracias a la organización por su colaboración, espero que el próximo día este prohibido fumar y haya que ir de etiqueta y peinados a raya…no sé donde vamos a llegar, se supone que era un concierto de rock ¿o de pop? Ya no lo sé, sólo sé que esto somos capaces de remontarlo, que un fallo como el del último álbum lo tiene cualquiera y que entre todos podemos. El listón ha quedado muy bajo, pero viendo el otro día el concierto de Metallica en el Rock in Río me convencí a mí mismo de que es posible y que rectificar es de sabios, de genios, maduros e inmaduros. Esperaremos con impaciencia hasta que ellos quieran, porque son los putos amos.

(Mis agradecimientos a aquellos que hacen públicos y comparten sus vídeos en youtube, con la dificultad y sacrificio que requiere grabarlos)

MySpace / Web

7 comentarios:

The man who would be king dijo...

No podría estar más de acuerdo contigo en la crónica del concierto, yo estaba abajo y a mi lado todo el mundo se volvía loco con Neutron Star Collision y Undisclosed Desires y luego cuando tocaron Bliss o Stockholm Syndrome más quietos y callados que una estatua... alucinante, mis amigos y yo dándolo todo en Plug in Baby y los demás parados XD.
Como tú dices, espero que algún día se den cuenta de que música los hizo grandes de verdad y aparquen estos dos últimos discos (sobre todo el último). Lo que daría por escuchar en vivo Showbiz, Sunburn o Muscle Museum...

Jansun dijo...

Es posible que este haya sido mi último concierto de Muse, siempre y cuando sigan por los mismos derroteros. No me veo con fuerzas como para ir a un concierto con una legión de chavalería de 14 años porque salen canciones suyas en no sé qué basura vampiresca. El último disco es un horror y creo que Matt es un hortera con balcones a la calle. El escenario muy bien si nos ahorramos las naves espaciales que se mueven por tierra y aire (que recuerdos del parque de atracciones de los 80) y el rollito anarco-chorra perroflautero de las banderitas y los puños en alto. Lo de los "trajes de luces" me superó. Quizá por eso se le decía lo de "torero, torero". Por cierto, el tío no es capaz de hacer un punteo que suene un poco a guitarra española, y eso me ha decepcionado bastante. Es de prever que el próximo concierto sea aún más caro. ojalá, así me doy una razón más para no ir. ¿Para qué las prisas en la compra de entradas?, había sitio libre para exportar. La mitad del concierto totalmente prescindible. Voto por que me devuelvan la mitad del importe de la entrada. Ya no tienen arreglo, creo que suenan en los 40.

PiVoT_Oberst dijo...

No estuve en este concierto pero me recuerda demasiad, y muy a mi pesar, al concierto que pude ver en noviembre en Barcelona y que seguro fue calcado al que sucedió en Madrid en la misma fecha. Seguramente esta crítica sirva para cualquiera de los tres. Si es así, me parece una crítica cojonuda y me uno fervientemente a tus deseos alrededor del futuro de esta banda que tanto me ha dado para luego quitarmelo con un bofetón en forma de Resistance.

Alexander dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alexander dijo...

Totalmente de acuerdo con las críticas. Añadir una más, que evidencia la cuesta abajo sin frenos que toma la banda... Y es que es curioso contemplar que, cuando tocan una canción anterior a las de los dos últimos discos, no hacen ese uso excesivo de luces, desparpajo y showbussines para embobar a nadie... ya que las notas simplemente fluyen. En cambio, recurren al 'Circo del Sol' y al opio visual para justificar un disco decadente que sólo es posible digerir cuando te amarran los párpados con forces y te echan gotas en las pupilas...

Vale que jamás volverán a tocar 'In your world' en directo y que siempre salgo enfadado de sus conciertos por ello (es parte del ten con ten con la banda), pero lo de 'torero, torero' fue demasiado para mí.

No me extrañaría que, el año que viene, Bellamy se marcara un cover con Britney Spears. Va por 'buen camino'.

Ye! dijo...

O tal vez lleven de teloneros a Camela y su organillo...el de Matt cada vez suena más parecido a ellos. Y si, alguna canción recuerda a alguna que otra princesa del pop...por decir algo.

Torero! dijo...

No tocaron ni Butterflies and Hurricanes, ni Invencible, ni Citizen Erased, ni Sunburn,city of dellusion....
Empezaron los bises ( momento para tirar de arsenal pesado) con Unintended. PFFFF
Todos los que esperaban ver un atisbo de lo que vimos en HAARP estaran tan decepcionados como yo.